Una manera de hacer

En el método Schinca la espectacularidad está en el interior.

El profesor enseña una técnica, descubre unos recursos físicos y desaparece trasmitiendo las claves que impulsan al alumno a la búsqueda de su imaginario.

De la mano de Marta ves lo oculto, lo imperceptible, los mecanismos sutiles de relación, te ayuda a valorar el detalle, cada parte del cuerpo adquiere vida y se convierte en imagen y emoción. Rompiendo con el concepto ideal de perfección, todo cuerpo que transmite adquiere una profunda belleza.

Nuestra web utiliza "cookies" propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte contenidos personalizados a través del análisis de tu navegación, al navegar estás aceptando su uso. Cerrar